Servicio de Bienestar de la Armada
Banner home

Sólo para viviendas cuyo valor no sobrepase los $44 millones:

Cómo conseguir un subsidio habitacional a la medida y lograr beneficios por hasta $11 millones

El sueño de la casa propia podría llegar antes de lo pensado con los subsidios para la clase emergente y media. Y si bien cualquier persona puede postular, el Estado siempre beneficiará al grupo familiar, más que a un soltero.

29/11/2011

Fuente: El Mercurio de Santiago, 26 de Noviembre 2011

Imagen

Ni el médico Jonathan Wimmer (27) ni su futura esposa tienen grandes ingresos, pero aún así lograron obtener la preaprobación de su primer crédito hipotecario y un ansiado subsidio de 100 UF (poco más de $2 millones).

"Los jóvenes son clientes interesantes para las inmobiliarias, y hoy se dan todas las condiciones para que adquieran una vivienda, lo que antes era un esfuerzo de muchos años", asevera Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios.

Varias razones explican este fenómeno. Una de ellas radica en las tasas de interés que siguen manteniéndose bajas (entre 4% y 5%). La otra está en los nuevos subsidios para la clase emergente y media, capaz de financiar desde 100 UF (unos $2,2 millones) a 500 UF (del orden de $11 millones) respecto del valor de la vivienda.

De ahí que los jóvenes sean los más interesados en lograr el sueño de la casa propia.

Sin ir más lejos, casi la mitad de los postulantes al último llamado para optar a los subsidios emergentes y clase media se concentró entre los 25 y 35 años, según datos del Ministerio de la Vivienda. De ellos, 25% tenía entre 25 y 29 años, y 23% entre 30 y 34.

Los elementos están dados. Pero considere que cualquier error al postular a su subsidio, y más si falsea sus datos, podría hacer del sueño de la casa propia una espantosa pesadilla habitacional.

LOS JóVENES SON LOS MáS INTERESADOS EN LOGRAR EL SUEÑO DE LA CASA PROPIA, Y SON LOS QUE MáS POSTULAN A ESTOS BENEFICIOS QUE ENTREGA EL ESTADO.

Imagen


Emergente o medio: subsidios para viviendas de 1.000 UF y dos mil UF

En 2012, el número de subsidios aumentará en 30%, "porque hay un déficit habitacional de 600 mil viviendas anclado en los grupos medios", dice el presidente del Comité Inmobiliario de la CChC, Cristián Armas.

De alguna manera este aumento en los cupos responde a la naturaleza del decreto DS 1 de este año, que creó subsidios para los grupos emergentes y la clase media.

Mientras el emergente es un subsidio que puede cubrir hasta 500 UF (más de $10 millones), el de la clase media sólo llegará hasta 300 UF (poco más de $6 millones). Considere que ambos beneficios están dirigidos a la gente que no tiene vivienda, esto es, que va a comprar por primera vez y que tiene la aprobación de un crédito hipotecario.

Hasta hace poco conseguir un hipotecario resultaba toda una odisea, debido a los montos de ingresos mínimos que exigía la banca. Pero hoy, con salarios desde $500 mil hacia arriba se puede optar, ya que los bancos están apostando a que los postulantes jóvenes aumenten sus entradas a futuro, dice Juan Pablo Guzmán de Alass Mutuo y Gestión.

La vivienda no es del todo suya hasta después de cinco años

El D.S. 1 es un programa habitacional que permite apoyar a las familias en el financiamiento de su vivienda. Es universal, porque cualquier persona puede postular a él, aunque debe contar con ciertos requisitos.

El primero de ellos es que quien postule no debe ser dueño de ninguna propiedad. Pero además debe contar con un ahorro mínimo para hacerlo. Este será de 30 UF (poco más de $600 mil) para el subsidio emergente y de 50 UF (más de $1 millón) para el beneficio de la clase media.

Eso para empezar, porque si usted resulta beneficiado y ha logrado adquirir esta primera vivienda, en rigor, esta no será del todo suya. Primero, porque usted no podrá vender su casa o departamento hasta que hayan pasado al menos cinco años desde que la inscribió en el Conservador de Bienes Raíces. Lo mismo si quiere ponerla en arriendo. No podrá hacerlo hasta que haya pasado igual lapso de tiempo.

Cuándo el puntaje determina si logra o no el subsidio

Para conseguir uno u otro aporte, su postulación arrojará una cierta cantidad de puntaje en relación a sus características personales: si es casado o soltero; si tiene hijos o no; si padece de alguna invalidez, etcétera.

Sin embargo, el sistema siempre priorizará a las familias con más de un integrante. En este sentido, tendrá más o menos puntos según el número de integrantes; si tiene hijos menores de cinco años, y si entre ellos hay discapacitados o no.

Por ejemplo, en el caso del subsidio a clase emergente, le darán 40 puntos por cada uno de los integrantes del grupo familiar, 35 adicionales si es madre o padre soltero y 30 adicionales por cada menor de cinco años. Para el subsidio de clase media, los puntos asignados son similares.

"Hay puntajes entre cero y 500, pero todo depende de la postulación. El ahorro mínimo, en este sentido, no da puntaje, pues sólo lo dará el exceso de ahorro", dicen desde el Minvu.

Para el caso de ambos subsidios, se otorga un punto adicional por cada unidad de fomento que exceda el mínimo de ahorro exigido. Una vez alcanzadas las 100 UF de ahorro, se bonifica menos por cada UF adicional que ahorre.

Es claro que si usted es soltero, deberá hacer un esfuerzo de ahorro mayor para poder tener opción a ser un beneficiado.

Otro factor que discrimina es el puntaje según la Ficha de Protección Social, aunque ésta sólo es obligatoria tenerla para las postulaciones del beneficio para clase emergente.